Desarrollan compuestos para frenar el alcoholismo

El grupo de investigación de Farmacología de la Universidad CEU San Pablo de Gonzalo Herradón, en colaboración con el grupo de diseño y síntesis de fármacos de las profesoras de la Facultad de Farmacia de la misma Universidad, Beatriz de Pascual-Teresa y Ana Ramos, y con el grupo de la Dra. Amy Lasek de la Universidad de Illinois, han llevado a cabo con éxito el desarrollo preclínico de nuevos compuestos para el tratamiento del consumo excesivo de alcohol.

61c348899bcdf6b8d46fbb9458269eedEl proyecto, financiado por el Plan Nacional sobre Drogas, se ha basado en estudios previos del grupo de Herradón en los que se demostró que los efectos adictivos del alcohol se reducían significativamente en ratones que sobreexpresan la proteína pleiotrofina en neuronas de distintas áreas cerebrales como la corteza y el hipocampo. Estos estudios, publicados en 2014 en Journal of Neurochemistry, adquieren especial relevancia a tenor de los resultados obtenidos por otros grupos, que demuestran que esta proteína también se encuentra sobreexpresada en la corteza prefrontal de pacientes alcohólicos.

Acción de la proteína pleitrofina

Sobre esa base, los grupos de investigación de la Universidad CEU San Pablo y la Universidad de Illinois, aunaron esfuerzos para desarrollar nuevos compuestos, cuyo diseño y síntesis fue publicado recientemente en European Journal of Medicinal Chemistry, que actuaran en el cerebro replicando las acciones de la pleiotrofina para disminuir el consumo de alcohol y sus efectos adictivos.

El trabajo, cuyos detalles se han publicado recientemente en Neuropharmacology, ha comprendido, entre otros, el estudio de estos nuevos compuestos en desarrollo, MY10 y MY33-3, en un modelo en ratón de consumo de alcohol en atracón. Este modelo, llamado Drinking in the Dark, se basa en permitir a los ratones libre acceso durante dos horas por la noche al consumo de dos botellas, una de agua y otra de alcohol al 20 por ciento. Este protocolo pretende modelizar el habitual consumo en atracón de los adolescentes, es decir, cinco o más copas, vasos o cañas de alcohol en un tiempo aproximado de dos horas.

En este modelo, al repetir las sesiones nocturnas de consumo de alcohol durante cuatro días seguidos, es habitual observar cómo los ratones incrementan cada noche su consumo de alcohol; sin embargo, los ratones tratados con los compuestos MY10 y MY33-3 antes de las sesiones redujeron drásticamente el consumo. En este estudio también se demostró que estos compuestos son capaces de bloquear los efectos reforzadores del alcohol en roedores, los cuales son fundamentales en el desarrollo de la dependencia del alcohol.
junio 3/2018 (diariomedico.com)

Leer más sobre proteína pleitrofina:

Inducing Protein Degradation as a Therapeutic Strategy

Distribuir contenido