El hambre deprime el ánimo

¿Por qué el hambre afecta al estado de ánimo? Pues por la caída repentina de glucosa, responde el equipo de Thomas Horman y Francesco Leri, de la Universidad canadiense de Guelph, en el último número de Psychopharmacology. “Era escéptico cuando la gente me decía que se ponía de mal humor si no comía, pero ahora lo creo. La hipoglucemia es un factor estresante fisiológico y psicológico”.

sp_home_meme6Para corroborarlo indujeron hipoglucemia en ratas y las movieron por dos cámaras con varios líquidos. A la hora de elegir evitaron astutamente la cámara donde experimentaron hipoglucemia. En las ratas hipoglucémicas hallaron niveles mayores de corticosterona, indicador de estrés fisiológico. También parecían más perezosas cuando se les administraba el bloqueador del metabolismo de la glucosa (no podían con su alma murina de tan desfallecidas), efecto que revirtieron con un antidepresivo. ”Sus músculos aún no obtenían glucosa, pero su comportamiento cambió”, lo que respalda la idea de que los bichos hipoglucémicos sufrían estrés y depresión.

“Sabiendo que la nutrición es un factor que influye en el ánimo, podemos incluir los hábitos alimenticios en un posible tratamiento para la depresión, obesidad, diabetes, bulimia y anorexia” (y sobre todo para seguir con vida, claro). “El mal humor y la mala alimentación -reflexionan- pueden convertirse en un círculo vicioso: si una persona no come bien, puede experimentar un descenso del estado de ánimo, y hacer que no quiera comer”, y así hasta la aniquilación total. Ya lo dice la sabiduría popular: “A barriga llena, corazón contento. Por eso las sobremesas suelen ser tan agradables.
octubre 14/2018 (diariomedico.com)

 

Distribuir contenido