Nueva opción de tratamiento para el cáncer de pulmón no microcítico ALK+

Mujeres y personas jóvenes, con una media de 50 años, poco o no fumadoras. Éste es el perfil del paciente con cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) ALK+; un tipo de tumor poco frecuente pero con una alta morbilidad asociada, ya que en un 60 % de los casos se produce metástasis en el cerebro.

cáncer de pulmón no microcíticoUna condición muy difícil de tratar porque las terapias disponibles hasta ahora no han sido capaces de traspasar la barrera hematoencefálica para atacar a las células tumorales. El abordaje de este tumor podrá cambiar radicalmente en España gracias a que, hace unas semanas, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha puesto a disposición de los pacientes Alecensa® (Alectinib), el primer inhibidor ALK con un mecanismo de acción selectivo que le permite traspasar dicha barrera y penetrar en el sistema nervioso central (SNC) y, por tanto, ser activo frente a metástasis cerebrales y reducir el riesgo de progresión cuando la enfermedad aún no ha afectado al cerebro. De administración oral, esta nueva opción, en cuyo desarrollo han participado 12 hospitales españoles, logra un mayor control del tumor con un incremento significativo de la supervivencia libre de progresión.

La doctora Annarita Gabriele, directora médico de Roche España, ha subrayado que el desarrollo de Alecensa es una muestra más del compromiso de Roche con la investigación en el área de Oncología, donde la compañía lleva más de 50 años investigando e introduciendo terapias innovadoras que han logrado cambiar el curso de algunos tumores con gran impacto en la población, como es el cáncer de pulmón. "Para Roche", explica, "el cáncer de pulmón siempre ha sido un foco de interés. Nuestro compromiso va más allá de las terapias innovadoras, con el desarrollo de nuevos medicamentos y test diagnósticos que permitan ayudar a los afectados por esta enfermedad mortal. Actualmente, contamos con cuatro medicamentos autorizados frente a ciertos tipos de cáncer de pulmón –Tarceva, Avastin, Tecentriq y Alecensa– a los que se añaden más de una decena de productos en desarrollo, terapias dirigidas e inmunoterapias frente al cáncer, incluidas diversas estrategias de combinación, que nos permitirán desarrollar una oncología de precisión".

Alecensa fue aprobado por la Agencia Europea del Medicamento en 2017 para las siguientes indicaciones ahora financiadas en España: Como tratamiento de primera línea en monoterapia para el cáncer de pulmón no microcítico avanzado ALK+; y como tratamiento de segunda línea en monoterapia para el cáncer de pulmón no microcítico avanzado ALK+ en pacientes que han sido tratados previamente con crizotinib.

La decisión de aprobación de primera línea obtenida en diciembre de 2017 se basó en los resultados del estudio internacional fase III ALEX que demuestra que esta terapia reduce en más de la mitad (53 %) el riesgo de progresión o muerte (supervivencia libre de progresión, SLP) frente a la terapia estándar con crizotinib cuando se administra como tratamiento inicial. La tasa acumulada de progresión en el SNC al año para pacientes con o sin metástasis iniciales fue del 9,4 % entre los tratados con Alecensa, porcentaje que ascendió a un 41,4 % en el grupo que recibió crizotinib, lo que muestra la capacidad de Alecensa de prevenir el desarrollo la aparición de metástasis cerebrales.

En palabras del doctor Luis Paz Ares, jefe del servicio de Oncología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, los resultados del estudio ALEX demuestran la superioridad de Alectinib tanto en primera como en segunda línea: "Ahora lo realmente importante para los pacientes es la secuencia en que vamos a ir dando los medicamentos disponibles. Teniendo en cuenta los resultados obtenidos con este nuevo tratamiento como opción inicial, será difícil que lo dejemos para segunda línea, especialmente en aquellos pacientes con alto riesgo de metástasis cerebral".

Según este experto, "es muy relevante que la mediana de progresión pase de ser unos 11 meses con el tratamiento estándar (crizotinib) a casi 26 con Alecensa. A esto hay que sumar otro hallazgo clave en relación a las metástasis cerebrales, tan habituales en estos pacientes: comprobamos que tanto los que al inicio ya presentaban presencia de la enfermedad en el cerebro como los que no la tenían se beneficiaron mucho más si recibían tratamiento con Alecensa, ya que unos experimentaron menor progresión y otros conseguían evitar la aparición de metástasis cerebral. Además, todas estas ventajas se han logrado con un buen perfil de seguridad".

Este efecto protector del fármaco sobre las metástasis cerebrales, tal y como ha explicado el doctor Javier de Castro, jefe de la sección de Oncología del Hospital La Paz de Madrid, puede suponer un cambio en la historia natural de la enfermedad, ya que la afectación cerebral empeora la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes de forma significativa. "Hasta ahora sabíamos que aproximadamente un 50 % de los pacientes ALK positivo va a desarrollar afectación metastásica en el sistema nervioso central: casi un 30% al principio de la enfermedad y en más del 60 % a lo largo del proceso. Alecensa ha demostrado reducir la afectación cerebral tanto en pacientes previamente tratados como en los que reciben tratamiento por primera vez con este fármaco. Este efecto es clave de cara a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes", ha señalado.

En ese aspecto incide la doctora Enriqueta Felip, jefa de Sección del Instituto Vall d´Hebron de Oncología de Barcelona: "Con Alecensa disponemos de un tratamiento con una gran actividad a nivel de sistema nervioso central. Es una novedad fundamental porque muchos de estos pacientes tienen afectación cerebral y vamos a poder ofrecerles un fármaco que mejore su situación y, por tanto, impacte de manera favorable sobre su calidad de vida. A estas ventajas hay que añadir que es una opción segura y muy bien tolerada".
mayo 20/2018 (immedicohospitalario.es)